Gastronomía Tailandesa: Una mezcla de sabores perfecta

No hay comentarios
Fuente: Viaja Por Tailanda Facebook

Unos días de descanso en la Isla de Phuket, Tailandia, pueden ser una buena idea para dejar atrás el estrés de la ciudad y relajarse. Este lugar se ha vuelto uno de los destinos turísticos más frecuentados del año; sus playas y la deliciosa comida suelen ser los principales elementos de atracción para los extranjeros.

Si tu hotel se encuentra en la playa de Patong o en alguna otra es un hecho que tu experiencia en este lugar será única.

La cena es la comida más importante en Tailandia, por lo tanto no se debe de perder la oportunidad de disfrutar de los mejores platos. Un Pad Thai podría ser una excelente elección para comenzar, tallarines de arroz con salsa de pescado, zumo de lima o pulpa de tamarindo, cacahuates troceados, pollo y pescado.

Después de un delicioso manjar a la orilla del mar Andamán, llegó el momento de cerrar esta velada maravillosa con un buen postre. Al ordenar este último platillo por lo general recurrimos a sabores dulces y típicos, ¿pero qué pensarían si al ver la carta de postres apareciera algo exótico y diferente? Dulce pero a la vez salado. ¿Sería una buena combinación? Al parecer la gastronomía de Tailandia no demuestra que sí lo es.

La gastronomía tailandesa es muy especial y atractiva, a diferencia de otras se caracteriza por la mezcla de sabores dulces, salados, ácidos y picantes.

Los platillos occidentales suelen ser servidos con ciertos acompañamientos, la comida tailandesa consiste en un platillo principal, como el arroz, con varios platos complementarios. El arroz es el componente básico de la comida tailandesa, puede encontrarse en distintas presentaciones o sabores y aún así encajar perfectamente con el resto de la comida.

Uno de los postres más famosos es el Khao Niaow Ma Muang, mejor conocido como Mango Sticky Rice Pudding.

Sus ingredientes son fáciles de conseguir y su elaboración es sencilla. Consiste en arroz (glutinado), crema de coco y mangos frescos. Tres simples ingredientes que nadie creería poder obtener algo magnífico a través de ellos. Las presentaciones del platillo pueden varias según el lugar donde lo pruebes. Algunas veces suelen ser porciones de aproximadamente cinco o seis bolitas de arroz con un pequeño trozo de mango sobre ellas, esta presentación suele ser excelente cuando se busca compartir con más personas.

La más común es un mango completo con dos porciones de arroz a un lado, sin olvidar la crema de coco.

El famoso Mango Sticky Rice pudding en una de sus múltiples presentaciones.

La fusión de sabores que se crea al comerlo es muy especial. Lo dulce de la crema de coco se mezcla con el arroz tibio y a la vez el rico toque de un mango fresco hace de este platillo algo único e indispensable de probar para aquellos viajeros que decidan visitar este exótico país.

Tailandia podría parecer un destino lejano para muchos, pero el restaurante Thai Gardens (Moliere #44, Col. Polanco, Delegación Miguel Hidalgo) abre sus puertas a todo aquél que esté curioso de probar algo nuevo y diferente.

Maite González 

Deja un comentario