Crédito: Héctor Tapia

Cuenta el Metro su historia con nuevo Museo

No hay comentarios

Cada día, más de 5 millones de personas usan el Metro de la Ciudad de México; para la mayoría, representa el medio más rápido de llegar a su destino, pero pocos conocen su historia.

Ante esta situación, la dirección de este sistema de transporte colectivo decidió tomar acción: crear un museo sobre su historia en una de sus propias estaciones.

El Museo del Metro, inaugurado a finales de enero en la estación Mixcoac de la línea 12, cuenta con diversas áreas que buscan aprovechar el espacio.

El logotipo del Metro tiene casi medio siglo de vida. | Crédito: Héctor Tapia

La exposición se organiza en siete salas que le otorgan un enfoque artístico, cultural e histórico. Abre sus puertas al público en un horario de martes a domingo de 10:00 a 20:00 horas y la entrada es gratis hasta el mes de marzo. Posteriormente, se cobrará un monto aun no establecido.

Desde la entrada, el museo evoca al medio de transporte al que representa. Los visitantes deben acceder a través de unos torniquetes iguales a los que están en cada estación.

De inmediato, se observa la exposición “La otra ciudad” con una serie de fotografías y planos significativos de la planeación, diseño, construcción e inauguración de lo que ahora es el octavo Metro con más usuarios del mundo.

Al ser este sistema de transporte un puente de comunicación cultural y artística desde sus inicios, se presentan cuadros hechos con litografía, acrílico, grabado en aguafuerte, tinta, xilografía, entre otras técnicas. Estas obras forman parte de la muestra “La cultura va por delante”, un recorrido por la historia del arte de la segunda mitad del siglo 20 en nuestra nación.

Algunas de transparencias expuestas provienen de la muestra “Imagen México”, de 1969. | Crédito: Héctor Tapia

Durante la construcción de los túneles, estaciones y oficinas de este entramado mayoritariamente subterráneo que atraviesa la ciudad, fue encontrada una colección de collares, esculturas, instrumentos y demás objetos novohispanos de uso cotidiano, los cuales se encuentran en exhibición.

Otra sección del museo está dedicada a recordar la primera exposición multimedia en el país, la llamada “Imagen México”, que ocupó 16 estaciones de la línea 1 del Sistema de Transporte Colectivo Metro cuando fue inaugurada en 1969. Esta muestra reflejó la cultura mexicana a través de transparencias y fotomontajes.

“Es una gran idea darle una importancia histórica y cultural al Metro por medio de este museo. Hay muchas personas que lo utilizamos a diario y después de un tiempo, el recorrido se hace banal y cotidiano”, comentó Samuel González, estudiante de Urbanismo en la UNAM y usuario de este medio.

La evolución de los boletos del Metro se narra con miles de ejemplares. | Crédito: Héctor Tapia

“Puede ayudar a la sociedad a desarrollar un sentido más estrecho de pertenencia y respeto, ya que les permite maravillarse de las cosas más sencillas; por ejemplo, de los logotipos de las estaciones, o de su arquitectura, y de cómo el paisaje urbano fue modificado con la aparición del sistema”, añadió.

Además de hacer un recorrido por la historia del Metro, distribuido entre las exposiciones, hay objetos icónicos del mismo, como una línea del tiempo sobre la evolución de los boletos, que abarca desde 1969 hasta 2016; las señalizaciones utilizadas hasta la década de los 80; los primeros asientos que se usaban; el uniforme del conductor, basado en la moda francesa de la época; herramientas de medición, así como la iconografía de las estaciones diseñada por Lance Wyman en 1969.

En cuanto a las fotografías montadas, destacan por su interés las que inmortalizaron la llegada del primer tren a México, en febrero de 1969, traído por medio de un buque desde Francia, y la inauguración del Metro en la Glorieta de Insurgentes, el 4 de septiembre de 1969, con la presencia del entonces Presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Con este recorrido, el Museo del Metro pretende que el visitante se aproxime a este medio de transporte con una visión nueva, y que, cuando recorra sus estaciones, no olvide los esfuerzos que lo hicieron posible.

Mónica Lizeth Hernández

Deja un comentario