El inicio de la octava edición del festival Nrmal 2017

No hay comentarios

Una mezcla de sonidos de distintos géneros y orígenes se combinaron con buena comida, amantes de la música y sus mascotas. La octava edición del festival Nrmal 2017 comenzó de esta manera el pasado sábado 11 de marzo.

Imagen: Elizabeth Téliz

La música estuvo presente de inicio a fin sin interrupción, de manera que creó una atmósfera enérgica y agradable entre los asistentes. Girl Ultra, una nueva cantante mexicana, se encargó de inaugurar el escenario rojo en torno a las 14:15 horas. A pesar de que aún no se concentraba una gran cantidad de personas, Nan de Miguel prendió a los asistentes con su ritmo R&B. Jesse Baez no se resistió del ritmo de la mexicana, por lo que subió al escenario a cantar con ella, lo cual sorprendió a fanáticos presentes del cantante guatemalteco.

Personas con peinados y vestimentas extravagantes bailaban en todo momento. Pantalones rasgados, lentes de sol, chamarras de cuero y botas conformaron un estilo urbano y un tanto alternativo dentro del festival. El negro fue el color que predominaba en la ropa de la gente, por lo que el buen humor y la sonrisa de varios contrastaba a todo momento. No importaba hacia dónde miraras, en todo lugar había alguien cantando junto con el artista en pleno concierto o relajándose en el pasto.

Imagen: Elizabeth Téliz

Quienes no dieron lugar a la relajación fueron los integrantes de Trementina. Aquellos que acababan de escuchar a Fenster en el escenario azul se movieron unos cuantos metros a la derecha para obtener buenos lugares en la presentación de la banda de rock chilena. Los sudamericanos lograron un gran impacto, pues su sonido hacía que las cabelleras del público se moviera bruscamente junto con las canciones.

El guitarrista de la banda, Cristóbal, se apasionó tanto al final que sacudió su instrumento de un lado a otro hasta azotarlo contra el suelo. En ese momento, la audiencia se volvió loca y los gritos se intensificaron.

En contraste con lo que ocurría en esa parte del festival, el área de #Cocinacentral mantenía un ambiente de menor intensidad, pero sin perder el toque del festival. Food trucks y puestos de comida rodeaban decenas de mesas en las que se podía tomar un respiro. No importaba a qué local te acercaras, la comida lucía apetitosa.

Los asistentes que recargaban su energía con una pizza en cono, hamburguesas, cupcakes o cerveza artesanal, si no querían permanecer sentados podían acercarse a la zona de open mic dentro del área de comida. Ahí había quienes aprovecharon para contar unos cuantos chistes o recitar algunos versos de su agrado.

Los amantes de la música salían con una sonrisa en la cara que parecía indicar satisfacción. Aquellos que necesitaban una siesta se podían aislar en el domo True Taste. Entre bambúes y poco ruido, la gente se recostaba en almohadas gigantes para alejarse de la energía y movimiento del exterior.

Otras personas con cerveza en mano prefirieron visitar la activación de Goose Island para retar a sus amigos en un partido de futbolito o ping pong. También se acercaban al Festival Nrmal Poster Exhibition, que mostró la creación de un selecto grupo de diseñadores internacionales junto al escenario rojo.

Por su parte, los fanáticos de Nike pudieron mirar las piezas de un coleccionista de Nike Air de México. Había distintos pares de tenis de esta marca en exposición, lo cual atrajo la atención de los amantes del street style. Junto, esperaba una combi negra en donde aquellos con calzado Nike Air podían tomarse fotos o limpiar calzado.

Llegada la noche, los artistas mexicanos se lucieron al energizar a la audiencia. Luces de colores introdujeron a Clubz en el escenario azul, con su música alternativa que mezcla el synth pop y el rock. Para entonces la cantidad de asistentes era mayor, y aquellos sentados en el jardín frente al escenario no dudaron en pararse y bailar. Los regios, Orlando y Coco, cambiaron el ambiente del festival con su ritmo, el cual dio lugar a los extravagantes pasos de baile de algunos miembros del público. Gracias a ambos la gente pasó de estar relativamente tranquila a saltar, gritar y bailar en solo segundos.

El mismo efecto lo causó posteriormente Jesse Baez con su estilo propio desde el escenario rojo. Él mismo bailó con la audiencia y uno de sus acompañantes en el escenario se lanzó al público para ser cargado por una ola de manos. Las luces pintaron esa escena con colores rosas, morados y azules, lo cual agregaba un toque especial a la presentación del guatemalteco.

Aquellos que no pudieron disfrutar del R&B de Girl Ultra durante el día no se la perdieron en la noche. Nan de Miguel cantó junto con Baez canciones que agradaron a los amantes de este género.

La noche pareció tener un efecto energizante en las personas, pero todo llegó a su fin. Aquellos que volverían al día siguiente tenían que descansar para llegar con ánimo para disfrutar de las bandas restantes. A la salida un gigante cartel con la palabra “NRMAL” se despedía de todos. Hombre, mujeres y niños a pesar de estar cansados se iban con una sonrisa.

Elizabeth Téliz

Deja un comentario