Fotografía: La Prensa

Osorio: el seleccionador de los récords

Juan Carlos Osorio, entrenador de la selección mexicana, es un hombre con números positivos pero un estilo de juego que deja mucho que desear.

No hay comentarios

Con la victoria del combinado mexicano en contra de Costa Rica, el viernes pasado, el “Tri” tuvo un reencuentro con su afición, y no solo gracias al resultado, 2-0, sino a la mejoría en el funcionamiento del equipo azteca. Ahora, se encuentra al frente del hexagonal de la CONCACAF y con un escenario alentadora para clasificarse a Rusia 2018.

Su entrenador, el colombiano Juan Carlos Osorio aterrizó en el país el 14 de octubre de 2015. Arribaba para sustituir al seleccionador interino, Ricardo Ferreti. Después de 19 partidos como máximo timonel del combinado nacional, los números del sudamericano son positivos, aunque el juego del equipo no acaba de convencer a los críticos y a la afición.

“El Profe”, desde el primer momento, llegó a comunicar su experiencia, obtenida a través de una carrera añeja. Ha entrenado a equipos en Colombia, Estados Unidos, México y Brasil. Su etapa de mayor éxito se dio en su natal Colombia, donde logró conquistar tres campeonatos de liga y tres copas nacionales con el equipo Atlético Nacional. En total, los equipos bajo su mando, incluyendo a la Selección Mexicana, han jugado 528 partidos, con un balance de 249 ganados, 117 empatados y 162 perdidos. Unos números que hablan de un director técnico comprometido y vencedor.

El “Tri” comandado por Osorio ha sido uno de récords. Con el cafetalero, el equipo consiguió acumular una racha de 22 encuentros seguidos sin perder. Este periodo de triunfos dio inicio bajo la dirección del “Piojo” Herrera, quien evitó la derrota del equipo durante 8 partidos, para que, posteriormente Ricardo Ferreti continuara con ella durante otros 3 encuentros. Finalmente, Osorio y sus jugadores se mantuvieron invictos durante 11 compromisos. Con esos resultados, fue superada la racha de 21 partidos sin perder conseguida en 2005 por Ricardo La Volpe.

Otra marca conseguida fue la de mayor tiempo sin recibir anotaciones. Durante 7 partidos; 806 minutos, la Selección Mexicana se mantuvo sin aceptar un gol rival, gracias a una sólida organización defensiva. El tanto que acabó con la imbatibilidad mexicana fue marcado por Diego Godín, defensa uruguayo, en partido de la Copa América Centenario.

Sin importar sus 15 victorias, 3 empates y una productividad del 88.3 por ciento, lo que más se recuerda del trabajo de Osorio es la única derrota que ha cosechado. La mayor hecatombe futbolística del país se dio cuando la Selección fue vapuleada por Chile en la pasada Copa América. Siete goles fueron los que recibió el combinado dirigido por el cafetalero. Siete goles que le pegaron al orgullo de México y que pudieron significar el despido de Osorio.

A pesar de lo anterior, los directivos de la Selección azteca le dieron a Osorio un voto de confianza. Alejándose de su estilo, han apostado por un proyecto a largo plazo que lleve al “Tri” a clasificarse con holgura para el Mundial de Rusia 2018, donde el máximo objetivo será llegar a los cuartos de final, proeza lograda únicamente en el Mundial de México de 1970.

Pero hay otro recuerdo sobre la gestión del colombiano que es mucho más positivo. Un día después de que Estados Unidos anunciara que Donald Trump había ganado las elecciones presidenciales, la Selección Mexicana triunfó en un duelo lleno de sentimiento y orgullo al combinado de Estados Unidos.

Con esa victoria, además de dar un golpe cargado de simbolismo en unos momentos de tensión en las relaciones entre los dos países, fue el fin de la funesta “Maldición de Columbus”; ya que, en el estadio de Columbus, Ohio, la Selección Mexicana no vencía en un encuentro desde 1991.

Los resultados y el tiempo dirán si Osorio es, en verdad, el entrenador adecuado para llevar al equipo mexicano a otro nivel o se vuelve solo otro nombre en una lista marcada mayoritariamente por el fracaso y el despido.

El próximo reto lo enfrentará mañana mismo, cuando el Tri se enfrente a Trinidad y Tobago en la isla caribeña, donde México no gana desde 2004.

Santiago Díaz-Dopazo

Deja un comentario