Fotografía: Fashion Revolution

Revelan a alumnos problema de explotación en la industria textil

La polémica detrás de los procesos de la industria textil fue el tema de la charla “Quién hizo mi ropa”, impartida por Yves Molet, coordinador nacional de Fashion Revolution.

No hay comentarios

La polémica detrás de los procesos de la industria textil fue el tema de la charla “Quién hizo mi ropa”, impartida por Yves Molet, coordinador nacional de Fashion Revolution, el pasado 26 de abril a los alumnos de la Universidad Panamericana campus México.

El 24 de abril del 2013, Bangladesh y la industria textil sufrieron un duro golpe, con el colapso de Plaza Rana, un edificio en la capital del país asiático, Daca, que albergaba diversas fábricas de ropa. El siniestro mató a mil 138 personas e hirió a muchos más.

Ese fue el día en el que algunos revolucionarios de la moda abrieron los ojos, descubriendo la explotación detrás de algunas marcas y decidieron crear el movimiento de Fashion Revolution.

Este es un movimiento social que busca que las marcas sean transparentes; cada año hace una invitación a los consumidores y productores en el aniversario del derrumbe en el que se trata de concientizar a la gente a través de una Fashion Revolution Week.

A lo largo de estos siete días, se anima a los consumidores a preguntar a las marcas usando #whomademyclothes o #¿quiénhizomiropa? a través de sus redes sociales, y a las marcas y productores a responder con #imadeyourclothes para demostrar transparencia en su cadena de suministro.

Durante la charla, en el salón R26, Molet mostró a los asistentes qué es el movimiento y cómo se puede ayudar, e invitó los estudiantes a ser más conscientes y no dejarse llevar por precios bajos que vean en las tiendas, ya que estos son consecuencia de alguna persona mal pagada trabajando en pésimas condiciones.

La conferencista también mostró estadísticas y campañas que se han utilizado para concientizar a la gente en otros países, así como alternativas al fenómeno de fast fashion. Una de las opciones que puso en la mesa fue el darle otra vida a las prendas que dejamos de usar, acción que comparó con el Kintsugi, técnica japonesa en la que se reparan objetos usando oro.

Al hacer algo similar con nuestras prendas, se les agrega un toque personal, se logra que cuente otra historia que podría tener un mayor valor sentimental, lo que la convierte en una pieza única.

Al finalizar la charla, hubo espacio para preguntas y respuestas en las que los alumnos de las licenciaturas de Comunicación, Administración de Instituciones e Ingeniería en Innovación y Diseño, expresaron el impacto que les había generado al conocer los datos sobre explotación que ellos desconocían.

Alejandra Serrano

Imagen: Fashion Revolution

Deja un comentario