Estados Unidos conoce de cerca a los huracanes

Recuento de los huracanes más fuertes que han impactado en Estados Unidos

No hay comentarios

La madre naturaleza. Poderosa, peligrosa e inesperada. Algo con lo que el ser humano no puede pelear. La anticipación, preparación y organización son los elementos con los que un gobierno tiene que trabajar para buscar el resguardo de su población ante los embates del ecosistema.

Estamos en época de huracanes. Nombres como Irma o José, que en circunstancias normales serían  amigables y comunes, se han convertido ahora en seudónimos negativos y de total expectación.

Estados Unidos recientemente tuvo que lidiar con el huracán Harvey. La ciudad de Houston se vio inundada, con familias desplazadas y cadáveres flotando. Hasta el momento, se contabilizan 70 muertos.  Ahora, Florida se encuentra en medio de la embestida de Irma, que el fin de semana colisionó de lleno en tierras estadunidenses. El gobierno se prepara con evacuaciones y despliegue de militares. Ellos saben de la destrucción que puede causar una tempestad. Es parte de su historia.

El huracán Mitch, en 1998, fue inusual. Tuvo una velocidad de 240 Km/h y dejó una senda de destrucción en países como Honduras, donde murieron 6 mil 500 personas. Al llegar a Estados Unidos lo hizo ya como tormenta tropical. Sin embargo, su poder continuaba embravecido. Además de las fuertes lluvias, inundaciones y desplazados, Mitch provoco una serie de tornados que arrasaron varias poblaciones del estado de Florida. Más de 10 mil personas perdieron sus hogares.

Luisiana todavía no se recupera completamente de los estragos del huracán Katrina, en 2005. Se trata de la inclemencia que ha tenido consecuencias económicas de mayor impacto para los Estados Unidos, con 108 mil millones de dólares en pérdidas. Este elevado costo tuvo incidencia en el PIB del país, que se redujo en un 2 por ciento. Saqueos, violencia, una bochornosa ineficacia por parte del gobierno y un saldo de mil 933 víctimas mortales, fue lo dejo el paso de Katrina por el sur de Estados Unidos.

El huracán Sandy fue otra una bestia de efectos catastróficos para los estados de Nueva Jersey, Massachutes y Rhode Island en 2012. Esta mutación atmosférica se fusionó con una tormenta invernal, por lo cual, además de las fuertes lluvias, lanzó granizadas, nevadas y tormentas eléctricas. 137 personas fallecieron, muchas de ellas debido a las fuertes ventiscas de aire gélido.

Santiago Díaz-Dopazo

Deja un comentario