Peligro: el común denominador para periodistas en México y Siria

Las periodistas Zaina Erhaim y Marcela Turati discutieron los problemas que el periodismo enfrenta dentro de un contexto de peligro hoy en día.

No hay comentarios

El periodismo se ha abierto paso en los lugares más peligrosos del mundo a través de la voz de muchos. Marcela Turati, periodista mexicana, y Zaina Erhaim, reportera siria, son un ejemplo de ello. Ambas han ejercido su profesión dentro de contextos de violencia y peligro, por lo que cuentan con experiencias similares. Estas fueron compartidas en la primer mesa del Encuentro Internacional de Periodismo por una Cultura de Paz, el pasado 10 de octubre.

“Necesitamos a la palabra periodística, a la palabra en libertad que busca la verdad en la vida cotidiana. Es necesario que la cuidemos entre todos”, aseguró el Secretario de Cultura de la Ciudad de México, Eduardo Vázquez Marín, quien abrió la mesa de diálogo. Posteriormente se le dio la palabra a las dos invitadas.

Imagen: Facebook oficial

“Somos corresponsales de guerra en nuestra propia tierra”, declaró Turati, fundadora de la organización Periodistas a Pie y colaboradora en la revista Proceso. Agregó que México se encuentra en un estado de guerra no declarada y en los primeros lugares de naciones con mayor número de periodistas asesinados.

De acuerdo con ella, trabajar en dicho contexto ocasiona que sea imposible mantener una objetividad al reportar noticias.

Erhaim concordó en dicha declaración, pues afirma que es muy distinto cubrir la guerra de otros que cubrir la de tu propia tierra.

“Las noticias dejan de ser abstractas: es tu escuela la que es bombardeada, son tus compañeros a los que arrastran a las prisiones y es tu primer amor al que están matando; así que estás muy relacionado y conectado con la historia”, explicó la coordinadora del Instituto para la Reforma de la Guerra y la Paz.

La imparcialidad se vuelve difícil de alcanzar dentro de una guerra caótica donde uno no cuenta con protección, de acuerdo con Erhaim. El Estado no provee de seguridad a los periodistas en Siria, así que ellos eventualmente se ven forzados a ser partidarios de determinados jefes militares para conseguirla.

“Ellos se convierten en propagandistas en vez de periodistas”, opinó la también colaboradora del periódico The Guardian.

Tanto Turati como Erhaim creen que el periodismo que ejercen debe poseer un tinte activista, pues tienen la labor de defender los derechos de quienes son abusados de alguna manera.

“En mi opinión y en la de los periodistas que salimos a las calles a marchar, (…) el derecho que tenemos que defender es el de la libertad de expresión”, declaró Turati, quien obtuvo el Reconocimiento a la Excelencia del Premio Gabo en 2014. “Si nosotros no lo defendemos, difícilmente otros van a salir a defenderlo, entonces nos toca”.

La reportera siria estuvo de acuerdo en dicho punto, puesto que ella misma se considera una protectora de los derechos humanos antes que una periodista. “Si ser parcial implica defender a una persona en un estado pobre y dañado, entonces prefiero serlo”.

Imagen: Facebook oficial

Asimismo, clarificó que la objetividad con la que ella trabaja se basa en relatar diferentes lados de un conflicto donde hay seres humanos sufriendo indistintamente de la posición política que tengan. Por otra parte, señaló que es de suma importancia fomentar las historias de carácter humano.

“Es fácil cubrir noticias acerca de muerte o guerra, pero es muy difícil cubrir noticias acerca de vida (…), no obstante, al cubrirlas puedes generar paz y dar una cara distinta a las historias”, dijo Zaina, quien ganó el Premio Peter Mackler por Periodismo Ético y Valiente 2015.

Ella opina que hay un problema con las noticias internacionales ya que es muy difícil que los periodistas ganen dinero si no cubren temas sensacionalistas.

Erhaim y Turati han contado con oportunidades distintas para ejercer su profesión. La periodista siria señaló que ha observado que las mujeres mexicanas cuentan con más confianza y empoderamiento para ejercer su labor. No obstante, las amenazas y el peligro de los que ha sido testigo son un denominador común con su colega mexicana.

“Tristemente, entiendo por qué hay tantos periodista asesinados, pues en cualquier lugar donde haya fuerzas armadas sin un ejército específico y no hay una democracia bien establecida, no es sorpresa que esto ocurra”, manifestó Zaina Erhaim.

Elizabeth Téliz Martínez

Deja un comentario