Fuente: Facebook Rogelio Cuéllar

A la luz de Rogelio Cuéllar

No solo es alzar la cámara y disparar, sino buscar la imagen que quieres hacer para que después sea valorada por muchos, así como Rogelio Cuéllar lo lleva haciendo por casi 50 años.

No hay comentarios

El mundo está interconectado y el fotógrafo Rogelio Cuéllar lo entendió desde sus primeros momentos detrás de la cámara. Su historia como artista de la lente está por cumplir 50 años y, para celebrar la ocasión, el coleccionista asistió a la PhotoWeekUP 2017 para iluminar las mentes de futuros retratistas reunidos en la Universidad Panamericana, campus México, mediante sus experiencias.

Rogelio Cuéllar tenía claro a sus 17 años que se dedicaría a la pintura, mas no tenía en mente que un pasatiempo como la fotografía se interpondría en su camino. Su primer rollo revelado le mostró un nuevo mundo, que lo llevó a cambiar sus metas. Desde entonces se vería inmerso en movimientos sociales y causas políticas no solo como un joven más, sino como el chico que evidenciaría los eventos desde su interior.

Sus primeras fotografías partieron de la cultura. Al inicio se dedicó principalmente a capturar memorias de la danza y el teatro. De esta manera, buscaba adentrarse en distintos medios impresos, pero estos terminaron por cerrarle la puerta porque buscaban profesionales y no jóvenes que de vez en cuando alzaran la cámara.

Este rechazo lo alejó poco a poco de sus inicios para, así, comenzar a descubrir la fotografía crítica con contenido social:

rogelio cuellar photo week universidad panamericana
Rogelio Cuéllar realizó una donación de dos de sus obras a la biblioteca de la Universidad Panamericana. | Créditos: Jorge Herrera

“(Buscaba) cosas que me inquietaban, cosas que me motivaban y, siguiendo la tradición de los grandes fotógrafos, comencé a aprender de ellos para hacer fotografías como lo hacían Héctor García, ’Nacho’ López y Rodrigo Moya”, explicó el pasado viernes en el Auditorio de la UP.

Gracias a ello pudo incursionar en el fotoperiodismo con celebridades de la época como Julio Scherer, quien, como su jefe en el periódico Excélsior, le recalcaba que el trabajo duro era lo que daba frutos y no los premios que uno tuviera. Posteriormente, los dos se encontrarían para fundar la revista Proceso, en la cual no pasaría mucho tiempo, por la aparición del periódico Uno Más Uno donde “la fotografía era lo más importante de la noticia”.

El maestro Cuéllar, a su vez, fue uno de los fotógrafos que capturaron el terror del terremoto que sufrió la Ciudad de México en 1985. Apuntó su lente para plasmar imágenes del paisaje humano apocalíptico, mas no de los cadáveres, que le eran presentados minuto tras minuto.

Registré lo que mi disciplina profesional me exigía. Algo que no podemos perder es la ética personal, eso es fundamental. La fotografía es totalmente subjetiva porque podemos estar 50 personas en un evento, pero cada una lo verá de manera distinta”, comentó Rogelio Cuéllar, mientras recordaba su labor en la época de los 80.

rogelio cuellar photo week universidad panamericana
El portal web del fotógrafo comenzará a funcionar el próximo 16 de noviembre. | Créditos: Jorge Herrera

Otro de sus trabajos más destacados ha sido el retrato, que lo llevó a fotografiar a personajes icónicos de la literatura iberoamericana como Carlos Fuentes, José Emilio Pacheco, Rosario Castellanos, Octavio Paz, entre otros. Cuenta también un proyecto de fotografías al desnudo, pero su carrera ha sido marcada por los más de 50 mil negativos que esconden los rostros de un poco más de 400 plumas emblemáticas.

“Con Carlos Fuentes siempre lo veía en todas las conferencias muy elegante y lo fotografiaba impecable”, comentó Cuéllar antes de relatar el día que le pidió que trabajaran relajados desde la casa del escritor del boom latinoamericano. “Pude ver su orden con los libros, él en jeans y tenis: la elegancia siempre la trae”.

El próximo 16 de noviembre, en el Centro de la Imagen, el maestro presentará el proyecto 250 retratos de la literatura mexicana, en el cual llevó a cabo la digitalización de 10 mil negativos hechos a escritores, como antesala de la exposición Hacer el cuerpo, la cual está programada para febrero del próximo año en el Museo José Luis Cuevas.

Jorge Herrera Navas

Deja un comentario