El Estados Unidos de Trump

Un recuento de lo más relevante en el primer año de la administración de Trump.

No hay comentarios

Mañana, 20 de enero, se cumple un año de la llegada a la Casa Blanca de uno de los presidentes más polémicos de la historia reciente de los Estados Unidos, Donald Trump. Un hombre que parece tener un imán pegado a su espalda para atraer controversia.

Trump, a través de tweets, órdenes ejecutivas y comentarios controversiales, ha impulsado una visión política nacionalista, con frecuencia criticada de tener notas xenófobas, racistas, aislacionistas, belicistas e, incluso según sus mayores detractores, carente de un peso estratégico y racional.

Para el empresario, el cambio climático es una farsa, una estrategia creada para que Estados Unidos ponga un alto a su desarrollo industrial. Por ello, una de sus decisiones más polémicas fue la de que su país saliera del Acuerdo de París, un tratado internacional ratificado por 96 naciones y que busca reducir los gases de efecto  invernadero para mitigar los efectos del cambio climático.

Los fantasmas de Trump lo persiguen hasta su campaña presidencial. Actualmente, dos investigaciones, una realizada por el FBI y otra por el Congreso, buscan esclarecer si existió una intervención rusa para favorecer a la ex estrella de reality shows. Estas pesquisas, que han representado un verdadero huracán para la administración, han cobrado varias víctimas, como Michael Flynn, ex asesor en Seguridad Nacional; James Comey, ex director del FBI, y Steve Bannon, ex estratega en jefe del mandatario. Este tema ha sido especialmente repudiado por Trump en sus incendiarios tweets, ya que, si la investigación logra confirmar vínculos ilegales con Rusia, el hombre de negocios podría enfrentar un juicio político.

Trump, que durante años defendió la cerointervención por parte de tropas estadunidenses en otros países, ha tenido otro discurso con quien percibe como su enemigo número uno: Corea del Norte. En una batalla a golpe de 280 caracteres, el presidente nacido en Nueva York ha tomado de forma personal los ensayos nucleares realizadas por el país asiático liderado por Kim Jong-Un. El líder norcoreano ha sido ridiculizado y llamado “hombre cohete” y su país ha sido amenazado con ser desaparecido del mapa.

Por su parte, Kim ha llamado a Trump “loco” y “viejo”. Mientras tanto, la comunidad internacional mira, con terror, cómo estos dos dirigentes, que tienen a su alcance un armamento atómico capaz de terminar con la vida de millones de personas, se pelean con insultos sacados de un patio de recreo.

En cuestión migratoria, principal bandera en la campaña de Trump, los resultados han sido disparejos. Por un lado, su afamado muro fronterizo con México no se ha materializado debido a la falta de recursos para construir semejante obra. También, su veto en contra de migrantes de 7 países musulmanes ha sido frenado por varias demandas que la consideran una medida racista.

A pesar de sus derrotas, Trump ha conseguido otros éxitos de acuerdo a su agenda migratoria. Para 2018, el número de inmigrantes que podrán ingresar en el país pasara de 110 mil a 45 mil. La “Ley Kate” también es positiva para los planes del empresario, ya que estipula que aquellas personas que regresen al país después de ser deportados dos veces, pueden sufrir penas de hasta 10 años de cárcel.

El Mandatario también ha sabido cumplir varias de sus promesas de campaña. En sintonía con el movimiento “Pro Vida”, la administración del neoyorkino ha tomado varias medidas para limitar el aborto en los Estados Unidos. Entre las medidas, se discute el frenar los fondos a la organización Planned Parenthood, que se dedica a brindar servicios de interrupción de embarazo. De igual manera, se ha prohibido que Organizaciones No Gubernamentales estadunidenses realicen abortos en otros países.

La presidencia de Trump apenas está despegando, pero sus decisiones ya han causado estragos dentro de la opinión pública estadunidense. De acuerdo a un sondeo de Harvard-Harris, el presidente estadunidense cuenta con un 41 por ciento de aprobación, la más baja de la historia para un dirigente al final de su primer año.

Una perspectiva económica

Iván Franco es economista por parte del ITAM, columnista para Expansión CNN, conferencista y director de Triplethree International Market Research, una empresa dedicada a estrategias de negocios. Iván habló con Diario UP sobre la presidencia de Trump y sus implicaciones económicas.

Pregunta: ¿Qué ha significado para México en un plano económico, el primer año de Trump en el poder?

Respuesta: La inversión se inhibió en el año 2017 en México, producto del discurso proteccionista del presidente.

México comenzó en el año 2017 un proceso de desaceleración de la economía. Lo más notorio en los hechos es el desacoplamiento de los ciclos industriales de México y Estados Unidos en este periodo.

¿La llegada de Trump y sus políticas económicas representan un retroceso o un paso adelante para el desarrollo de su país? ¿Hay posibilidades de que Estados Unidos se vea alcanzado por otras potencias como China?

Hay que ser muy analíticos y menos pasionales en el tema Trump. Sobre todo, en lo que concierne a la economía. Trump no desea retroceder a su país en materia económica. Él, como estratega, sabe que su país ha perdido peso relativo en el mundo geopolítico e incluso, en el geoeconómico. Políticamente, China y Rusia son el contrapeso más importante en el mundo. En términos económicos, China es el mayor tenedor de bonos del tesoro en el mundo.

La estrategia de Trump busca repatriar capitales hacia Estados Unidos, vía el comercio y por la vía de la política fiscal.

¿En el caso de que Estados Unidos rompiera con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, cuáles serían las consecuencias directas para los Estados Unidos?

Estados Unidos tendría que pagar impuestos a las exportaciones provenientes de México y de Canadá. Estos impuestos benefician al gobierno de Estados Unidos en términos de recaudación, pero impactan al consumidor local por un incremento de sus precios. Pero, no hay que olvidar que Trump tiene un “alfil” en la reforma fiscal, que busca, precisamente, proteger a las empresas norteamericanas de un posible revés con el tratado.

Algunas instituciones han estimado pérdidas de empleos y una reducción de la actividad económica. Esto es cierto, sin embargo, el país más afectado sería México, no Estados Unidos.

En caso del rompimiento del TLCAN, ¿cuáles serían las mejores opciones de México para mitigar el golpe?

México debe pasar de los dichos a los hechos. Mucho se ha comentado sobre la diversificación comercial y el desaprovechamiento de los tratados comerciales que tenemos con 44 países. La tarea de búsqueda y negociación le corresponde al sector privado. El problema es que seguimos en la etapa preliminar de este proceso.

¿Qué podemos esperar de Trump, en este 2018, en materia económica?

Un año interesante. Existe un ánimo bursátil que, a juicio de algunos analistas, podría romperse en este 2018. No obstante, es casi un hecho que el ánimo continúe al menos en el ámbito de la economía real. La reforma fiscal es una bocanada de oxígeno para muchas empresas y para los consumidores de clase media. Estados Unidos tendría un año de crecimiento sano.

Santiago Díaz-Dopazo

Deja un comentario