Ni uno, ni dos, son cincuenta las opciones de tamales

No hay comentarios

Si te tocaron los tamales este, ponle variedad. En la colonia Balbuena existe un ya famoso puesto callejero con una gama de sabores de este famoso platillo tan amplia que jamás te podrías imaginar.
Sobre el número 8 del Retorno 24 de Fray Servando, más allá de un Oxxo y un Starbucks, se ponen todos los días “Los Tamalitos de Balbuena” a partir de las 8:00 horas.
Si no llegas antes de las 9:00 o 9:30 para comprar, podrías imaginar que es como cualquier otro puesto: te encontrarás con una mesa para atender, otra para servir, un garrafón naranja vacío y algunas opciones de tamales como los que podrías probar en cualquier lugar. Pero si arribas entre las 8:00 y las 9:30, te darías cuenta de la realidad.
Hay mucho más de lo que te podrías esperar.
Encontrarías una fila de más de 15 personas esperando su turno para pedir entre los 50 sabores que esta reconocida tamaleria tiene para ofrecer.
Algunas de las opciones más populares tradicional esquina con más de 25 años de historia son los de Carlos V y Gansito, aunque sus opciones se extiende al por mayor: también hay de piña, acitrón y arroz con leche, entre otros.
Pero si lo tuyo va más por lo salado, no te preocupes, incluso venden de morita con puerco, verdolaga en salsa verde y hasta de cochinita pibil.
Además, te darías cuenta que no ocupan un garrafón, sino cuatro para el atole ofrecen. Si tienes suerte, podrías encontrar alguno de los 23 sabores que van rotando cada día.
La espera en la fila puede extenderse hasta por 45 minutos, aunque no hay de que preocuparse, existe un espectáculo que te mantendrá entretenido: decenas de aviones que pasan encima tuyo con rumbo al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México
Ahora, si lo tuyo no es madrugar, no tienes por qué perderte de estos tamales, no debespreocuparte, tendrás otra oportunidad que debes aprovechar.
De miércoles a domingo, “Los Tamalitos de Balbuena” vuelven a abrir por la tarde, desde 16:00 horas, listo para que explores una cara diferente de lo que es un buen tamal.

Deja un comentario