Foto: Sebastián Escárcega

Filosofía e Ingeniería intercambian propuestas sobre retos ecológicos

Entérate de lo más destacado del diálogo interdisciplinario entre las facultades de Filosofía e Ingeniería.

No hay comentarios
Cartel del evento: Facebook – Facultad de Filosofía UP

En un diálogo interdisciplinario, que se llevó a cabo el jueves 1 de febrero, entre las facultades de Filosofía e Ingeniería de la Universidad Panamericana, se plantearon los distintos escenarios posibles ante los problemas de contaminación y sobreexplotación de recursos naturales.

Maria Fernanda Jiménez, directora de Conservación y Educación Ambiental de la asociación civil Hombre Naturaleza, representó a la Facultad de Filosofía. Por parte de la Facultad de Ingeniería, expuso Joaquina Niembro, profesora investigadora de la Universidad Panamericana.

El profesor Enrique Siqueiros fue el moderador del diálogo. Abrio el tema diciendo el papel que tiene cada materia: “La Filosofía es esa disciplina que se puede dar el lujo de hacer preguntas y aquí le vamos hacer preguntas al que por naturaleza resuelve problemas; que son los ingenieros”.

La discusión, a la que asistieron aproximadamente 50 alumnos de diferentes preparatorias, comenzó con la presentación de algunos de los problemas ecológicos actuales como el déficit ecológico que existe en México y el consumismo.

María Fernanda Jiménez abrió la discusión. Aseguró que el problema ecológico nació de la idea que el ser humano no forma parte de un ecosistema: “El hombre siempre se ha considerado por encima de la cadena, pensando que puede hacer lo que quiera (con los recursos naturales) y luego lo puede recuperar. Como se piensa fuera de esto (del ecosistema), no se ve afectado por lo que está afectando”.

Además, afirmó que la solución comienza, por lo tanto, con un cambio de pensamiento de la sociedad. La economía debería basarse en una producción y consumo responsable, que contemple la restauración de los recursos naturales y que evite su sobreexplotación.

Jiménez propuso que el consumismo, alimentado por tendencias como la fast fashion, es uno de los grandes retos por superar para mejorar en materia ecológica.

Foto: Sebastián Escárcega

La postura de Joaquina Niembro estuvo en sintonía con la de Jiménez. Ejemplificó el problema del consumismo, pero en el ámbito tecnológico: “Sí necesito comunicarme, pero ¿por qué debo de cambiar los gadgets cada año? ¿Por qué se debe de estar modificando el sistema operativo (de los celulares) cada año, para hacer inservible mi teléfono (aun cuando el hardware sigue funcionando)?

Sobre esta misma línea, Niembro afirmó que algunos ingenieros se han preocupado más por producir para generar ingresos que por la ecología: “Yo soy ingeniera y si me preocupa quedarme sin trabajo en una fábrica, pero también me debería preocupar en el patio trasero, donde estoy tirando los cachivaches que ya no uso”.

El público permaneció atento a las posturas de los ponentes, además, hubo un espacio para preguntas por parte de los asistentes.

Al final del diálogo, ambas ponentes concordaron en que la sociedad no se ha hecho responsable por su modo de producir y desechar. Como alternativas, propusieron un cambio apego a las políticas de sustentabilidad, por parte de las empresas. También concordaron en que los consumidores deben modificar sus hábitos para promover un cambio en las empresas.

Sebastián Escárcega

Deja un comentario