El terror de Hollywood a la NBA

Jon Wertheim y Jessica Butler de la revista Sports Illustrated publicaron un reportaje que ha puesto a la franquicia de los Dallas Mavericks contra la pared. Te contamos todo lo que debes saber sobre este nuevo caso de acoso sexual en Estados Unidos.

No hay comentarios

Un secreto de boca en boca. El miedo y preocupación de más de una docena de ex empleados de los Dallas Mavericks desapareció y ahora las consecuencias no tardarán en presentarse para una de las franquicias más lucrativas de la NBA, después de que saliera a la luz el reportaje de Jon Wertheim y Jessica Butler, de Sports Illustrated, en el cual se acusa a antiguos directivos de haber cometido actos de acoso sexual.

En los últimos meses, hemos visto la cantidad de casos que se han presentado entorno a esta situación en el mundo del cine y la televisión con acusaciones hacia imágenes públicas como Woody Allen, Bill Cosby, Harvey Weinstein, entre otras. Ahora, el mundo del deporte corporativo se encuentra involucrado en un hecho de esta índole y Mark Cuban, propietario de los Mavericks, tiene muchas preguntas por responder y acciones que realizar dentro de su negocio.

La problemática tiene como actor principal al que alguna vez fuera CEO y presidente del equipo, Terdema Ussery, quien, hace dos años, renunció a su cargo por un presunto “incidente inapropiado”.

terdema ussery dallas mavericks sports illustrated Inside the Corrosive Workplace Culture of the Dallas Mavericks
Ussery llegó como CEO a Dallas en 1997 y duró 18 años en la franquicia. | Fuente: Facebook Grady Sports Report

Esto último no fue por un caso aislado. En 1998, The Dallas Morning News publicó que dentro de la organización se estaba llevando a cabo una investigación interna por un comportamiento inadecuado de Ussery, que terminaría sin aclaración alguna después de seis semanas de trabajo.

Dentro del reportaje podemos encontrar, en repetidas ocasiones, hechos similares. Uno de los casos más impactantes data de 2011, cuando Ussery se acercó a una mujer del staff del equipo, en el comedor de medios, para “afirmarle” que su próxima salida no solo sería ir al cine con sus amigos, sino que ello incluiría un ataque sexual.

En ese entonces, la joven no se sorprendió del todo, ya que, cuando le comentó a un grupo de amigas de Dallas que llegaría a la compañía, en lugar de felicitarla, comenzaron a advertirle de los peligros que esto conllevaría y que estuviera atenta de no toparse en ningún momento con el entonces presidente –mucho menos dentro de un elevador–.

Al parecer, esto no solo perjudicaba a las trabajadoras, sino también a los hombres que se desempeñaban ahí. Uno de ellos, después de “sobrevivir” cinco años dentro, comentó lo siguiente: “Era como Colegio de Animales en la vida real. Solo digo ‘era’ porque ya no estoy ahí. Estoy seguro de que sigue pasando”.

Wertheim, coautor del reportaje, explicó en una entrevista que la investigación comenzó por un aviso que terminó por desembocar en varias llamadas que fueron conectando la historia una por una. Los testimonios llegaron a confirmar que la cultura corporativa en la empresa texana era misógina y con un comportamiento sexual violento.

El problema no se limitaba a Ussery, sino también Buddy Pittman, director de Recursos Humanos hasta hace tres días; Paul Monroe, ex vicepresidente de Mercadotecnia, y Earl Sneed, colaborador en Mavs.com hasta unas horas después de la publicación hecha por Sports Illustrated.

Pittman siempre se caracterizó por manifestar sus inclinaciones sociales y religiosas, según los empleados, a tal grado de que provocó que se perdiera la confianza de acercarse a él para dialogar sobre asuntos sensibles que involucraran algo adverso con el trabajo.

A su vez, Pittman destacó por crear un halo de defensa alrededor de Ussery, por lo que, en ese entonces, entre 2007 y 2014, dos empleadas realizaron un diario donde redactaron los acosos que sufrían.

Entre estos escritos se da la aparición del tercer involucrado, Paul Monroe, quien hizo a un lado a una de las trabajadoras cuando más necesitaba de su apoyo ante una queja de la actitud de Ussery.

Ella escribió que Monroe le comentó que irían a una junta, mas esto no fue cierto y la llevó a su carro para amenazarla con despedirla si no se “callaba y se ponía a hacer su trabajo”. Llegó a tal grado el nivel de presión que le dijo que solo “aceptara” lo que Ussery hiciera porque él era el jefe. Monroe negó todas las acusaciones.

El tercero en discordia dentro de esta casa del terror es Earl Sneed, quien, en 2011 fue acusado de violencia doméstica contra su entonces novia, la cual sufrió una fractura en la muñeca, además de que se le descubrieron marcas de golpes en brazos y el pecho.

Sneed fue condenado por ese crimen a una fianza de 750 dólares, servicio comunitario, además de unirse a un programa de control de enojo. El colaborador de Mavs.com cumplió con la sentencia, le retiraron los cargos y la franquicia lo recontrato.

¿En qué mundo sucede esto? La condición para que Sneed volviera fue firmar un contrato donde se le pedía no volver a tener una relación con alguna de sus compañeras de trabajo. Por supuesto que esto no sucedió.

El escritor volvió a las andanzas que le crearon antecedentes penales y golpeó a una colega con la que estaba saliendo. Ella declaró que se lo informó a Pittman, director de Recursos Humanos, y se comportó de buena manera, pero no hubo ninguna acción en contra del abusador.

El encubrimiento de estos casos se volvió inexplicable con la relación entre Under Armour y Ussery. La marca deportiva contrató en 2015 a Ussery como presidente de deportes alrededor del mundo, pero este cometió un acto de acoso en un elevador de la empresa y, tras ser acusado, las dos partes rompieron cualquier trato laboral a menos de dos meses de haberla comenzado.

mark cuban dallas mavericks sports illustrated Inside the Corrosive Workplace Culture of the Dallas Mavericks
Mark Cuban ha comenzado a mover las fichas para descubrir qué sucedió y admitió que fue su culpa no haber tomado represalias en contra de Sneed. | Fuente: Facebook Def Pen Sports

Ante esta crisis, Mark Cuban ha declarado a los medios que se siente avergonzado porque una situación de esta magnitud haya sucedido bajo sus narices. Algunos de los empleados que declararon a los reporteros dicen que Cuban sabía, pero se hizo de la vista gorda. Por su parte, Cuban asegura que si no fuera porque se enteró que se estaba realizando el reportaje de SI, nunca hubiera llegado tal información a sus oídos.

Él mismo, al haberse enterado del trabajo de la revista, preguntó a Pittman si había alguna queja por parte de los empleados o algo por lo que debieran preocuparse y este le dijo con seguridad que no había nada.

Pittman fue despedido el pasado 20 de febrero; el anuncio se hizo mediante un comunicado oficial que publicó la organización antes de que saliera al público el texto de Jon Wertheim y Jessica Butler.

A la espera de que comiencen a presentarse afectaciones en la reputación de la franquicia y problemas legales, Cuban y Adam Silver, comisionado de la NBA, informaron que, tanto Dallas como la NBA, tendrán, cada uno, una línea directa y confidencial para empleados que experimenten este tipo de situaciones.

Otras de las decisiones tomadas por el presidente del equipo fue contratar al banquete de abogados de Krutoy Law para llevar a cabo una investigación interna.

“Hay un problema dentro de la organización de los Mavericks y tenemos que arreglarlo”, manifestó Cuban. “No es algo que toleremos. No lo quiero. Estoy desconcertado de que haya pasado durante mi mandato y tiene que ser arreglado. Punto. Fin de la historia”.

dirk nowitzki dallas mavericks sports illustrated Inside the Corrosive Workplace Culture of the Dallas Mavericks
Dirk Nowitzki se dice triste y decepcionado por lo situación, mas eso no quita que trabajadores mencionaron que el vestidor de los jugadores era su refugio. | Fuente: Facebook Dallas Mavericks

Cuban también enfrenta una reciente multa por parte de la NBA de 600 mil dólares por haber hecho tanking, esto se refiere a decir de manera pública que los jugadores y directiva decidieron perder los encuentros siguientes para conseguir una mejor posición en el draft de la próxima temporada.

Jorge A. Herrera Navas

Deja un comentario