Imagen: Comité Olímpico Mexicano - Facebook

Los atletas mexicanos en Pieonchang 2018

A pesar de regresar a casa sin medallas, la delegación mexicana pasó a la historia como una de las más grandes en representar al país. Los atletas olímpicos piden que se dé más apoyo a los deportistas en formación.

No hay comentarios

Debido a la escasez de zonas nevadas en México, practicar un deporte que requiera de clima gélido se vuelve una tarea casi imposible. Pese a ello, en los recientes Juegos Olímpicos de Invierno, llevados a cabo en Pieonchang, Corea del Sur, llamó la atención la presencia de cuatro atletas mexicanos, participantes en distintas disciplinas.

Fue la primera vez desde hace 16 años en que más de un deportista mexicano acudió a la justa invernal. En lo que va del siglo, la participación con más representantes nacionales fue en Salt Lake City, 2002, cuando se presentaron tres atletas; pero en Vancouver 2010 y Sochi 2014 tan solo portó el uniforme mexicano el esquiador Hubertus von Hohenlohe.

La delegación de este año fue la cuarta más grande de la historia mexicana en presentarse a unos Juegos Olímpicos Invernales, pues en Albertville, 1992, participaron 20 atletas; en Calagary, 1988, acudieron 11, y en St.Mortiz, 1928, jugó un equipo de bobsleigh (modalidad de descenso en trineo) con 4 integrantes. En 2018 la historia olímpica invernal de México sumó 50 participantes en total.

Este año, llegaron a Pieonchang los atletas Sara Schelper, Germán Madrazo, Rodolfo Dickson y Robert Franco, quienes se desempeñaron en disciplinas como esquí alpino, esquí de fondo y esquí estilo libre. Todos ellos, pese a portar orgullosamente la bandera mexicana, aseguraron que lograr presentarse en la justa no había sido una tarea fácil, ya que el Comité Olímpico Nacional no les proporcionó apoyo económico y no tenían acceso a lugares en donde practicar.

Sara Schelper, participante en slalom gigante femenil, era la atleta con más experiencia. Ya habiendo representado a Estados Unidos en cuatro juegos olímpicos anteriores, pero tras nacionalizarse mexicana, regresó de su retiro para participar en nombre de México. Pese a su trayectoria, su intervención no fue sobresaliente, ya que en su primer recorrido terminó en 39º lugar y el segundo recorrido se cayó. Aun así, se le reconoció su regreso del retiro para poner en alto el nombre del país del que se enamoró.

Germán Madrazo, atleta de esquí de fondo, llegó a los juegos con tan solo un año de experiencia en el deporte. Pese a terminar el recorrido en última posición, llegó a la meta ondeando la bandera de México y fue cargado en hombros por los atletas que habían arribado al final justo antes que él.

Germán Madrazo regaló una emotiva postal mientras ondeaba la bandera de México tras llegar en último lugar en su prueba | Fuente: Comité Olímpico Mexicano – Facebook

Rodolfo Dickson, involucrado en slalom varonil, es un mexicano adoptado por una pareja de canadienses que tiene tan solo 20 años de edad. Impresionó a sus compatriotas cuando llegó a los olímpicos, sin embargo, no pudo terminar la primera ronda de su prueba. Comenzó el recorrido de manera regular, pero al seguir avanzando perdió fuerza y desistió; así fue uno de los 106 competidores que no llegaron a la meta.

Por último, Robert Franco, competidor de esquí de caída libre, es originario de Sacramento, California, hijo de padre mexicano y madre estadounidense. En su debut este año, tuvo dos oportunidades para quedar en la final del slopestyle, pero sufrió una caída que lo posicionó en el 27º lugar y quedó fuera del grupo de finalistas.

No obstante, su eliminación no hizo que Franco desistiera de externar su opinión sobre la participación de los mexicanos en los juegos. En una entrevista con Mediotiempo, hizo un llamado a instituciones como la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) y el Comité Olímpico Mexicano (COM) para que estas apoyen a los atletas en formación.

Afirmó que su deseo de ganar una medalla es con el objetivo de llamar la atención de las entidades públicas para que le presten la atención suficiente a los deportistas: “Necesitamos influenciar más en esto. Creo que si ganas una medalla, eso puede influenciar para que pase eso y para enseñarle a más gente. Los atletas que representan a México necesitan ir a escuelas, pagar viajes para competir, es todo para nuestro país, no es una persona”.

Arantza Ocampo

Deja un comentario