La banda británica Gorillaz fue la banda más esperada por el público latino. | Fuente: Facebook Vive Latino

¡Hasta la próxima, Vive Latino!

El Vive Latino se despidió de su decimonovena edición al máximo.

No hay comentarios

Las 13:00 horas del 18 de marzo marcaron el principio del desenlace de un fin de semana repleto de música, carcajadas, cultura, diversión, comida deliciosa y más. Las puertas del Vive Latino 2018 abrieron al público general en un día que prometía ser ideal para escuchar a músicos de diversos estilos. La entrada del Autódromo Hermanos Rodríguez estaba repleta de un mar de gente, que portaban playeras de sus bandas favoritas desde el inicio del segundo y último día del evento.

Al cruzar el acceso principal del recinto, cintas de colores a lo alto recibían a niños, jóvenes, adultos y una que otra persona de edad avanzada. El festival le dio la bienvenida a todos con una atmósfera de alegría y emoción. Entre las multitudes se podían identificar sonrisas y carcajadas de grupos que se dirigían de carpas a escenarios y viceversa.

Ritmo Peligroso inició la fiesta en el escenario Indio, el cual era el principal. Música con un ritmo de rock latinoamericano encendió a los asistentes que llegaron temprano. La cantidad de personas que se encontraban ahí contrastaba con la inmensidad del estadio que los rodeaba y con lo que se vería horas más tarde.

Eran apenas cientos los que se acercaron para deleitarse con la banda precursora del proyecto “Rock en tu Idioma”, pero su arribo temprano fue recompensado. A la presentación se les unieron músicos de otras bandas reconocidas, como Sabo Romo, fundador de Caifanes, y Rubén Albarrán, famoso miembro de Café Tacvba.

Al final de esa presentación sorpresa la gente comenzó a dispersarse. La música no era su único elemento en la agenda, pues hubo quienes buscaban un momento más tranquilo y a su vez divertido. Es por ello, que su destino era El Parque.

Esta sección llevó a los asistentes a un entorno diferente al de un típico festival de música. Entrar ahí, era como estar el interior de un caleidoscopio, colores contrastantes y vivos tomaron la forma de hamacas, tumblings, pinturas y decoraciones. Estos a su vez se fusionaron con el verde de los árboles y el pasto, los cuales daban la sensación de estar dentro de un bosque psicodélico.

El lugar estaba principalmente dirigido a los menores de edad que asistieron al Vive, pero adultos y jóvenes se unieron al espacio. Hubo actividades muy variadas, por ejemplo talleres de serigrafía y cuentacuentos. Incluso, hubo talleres de patinaje para que los más pequeños pudieran aprender a moverse en patineta.

Por otra parte, hubo quienes del escenario Indio se movieron a la izquierda del lugar en busca de liberar una carcajada. Al caminar por la carpa Casa Comedy era inevitable voltear a ver a un público que reía en unísono a los chistes o comentarios de los standuperos que se presentaron el domingo.

Dos de ellos fueron Sandro Ruiz y Carlos Ballarta, comediantes que han ganado fama entre la población mexicana. Ambos concentran sus rutinas en la cotidianidad del mexicano promedio, lo cual hizo que el público se sintiera identificado.

Entrada ya la tarde, la carpa Intolerante continuó presentando propuestas nuevas de artistas que comienzan su aventura en la industria musical. Veinte minutos antes de las 17:00 horas subieron al escenario Elsa y el Mar.

Elsa, quien es colombiana, puso una sonrisa entre el público que se amontonó por tener su propio lugar en el pequeño espacio del recinto. El ritmo de la cantante llevó a que la gente se meciera de un lado a otro con calma, pero en ocasiones provocó que todos brincaran sin parar.

La presentación finalizó justo a tiempo para que los fanáticos del rock en español pudieran ver el concierto de Los Pericos. Las entradas que desembocaban al escenario Indio eran transitadas por fanáticos que aceleraban su paso al escuchar a lo lejos la visita sorpresa de una mexicana al escenario: Carla Morrison. Ella acompañó a los músicos del grupo en “Anónimo”, canción que fue lanzada el año pasado.

vive latino 2018 autodromo hermanos rodriguez 18 marzo
Fuente: Facebook Vive Latino

Al dar las 17:30 hubo quienes se sentaron en la carpa Ambulante para incrementar la anticipación de un concierto muy esperado: Residente. A esa hora se proyectó el documental de René Pérez Joglar, en el que relata la creación de su más reciente disco como solista.

A su vez, los amantes del rap latinoamericano se dirigieron a ver un talento emergente al escenario AT&T: Sabino. Este tapatío prendió a la audiencia con sus rimas y el ritmo que él denomina como Sab Hop. Un rap con tonalidades de reggae fue la música de fondo de quienes decidieron descansar en el pasto con una cerveza en una mano y una pizza en la otra. Incluso, sus canciones llegaban hasta la rueda de la fortuna, que dejó que los visitantes vieran todo el festival desde arriba.

La noche cayó sin que la mayoría de los visitantes lo notara, había tanto por ver y hacer que para cuando marcaron las 20:00 horas ya no había más qué esperar en el caso de quienes ansiaban ver al integrante de Calle 13.

Gritos que decían “soy anormal” en conjunto con Residente anunciaron el inicio de su show. Los asistentes saltaban de un lado a otro, algunos se empujaban brusca y juguetonamente entre sí, siempre con una sonrisa.

residente 18 marzo vive latino 2018
Fuente: Facebook Vive Latino

El setlist del puertorriqueño se formó de una mezcla de sus éxitos como solista y con el grupo Calle 13. Desde “Somos Anormales” hasta “El Aguante” fueron entonadas por el público para acompañar al rapero, quien se adueñó por completo del público mexicano.

A pesar de la hora, las ventas en la sección del mercadillo no pararon. Fanáticos de una de las bandas más esperadas de todo el festival compraban playeras con el rostro de los personajes creados por Damon Albarn y Jamie Hewlett. Incluso había quienes encarnaron a estos músicos digitales con máscaras de 2D, Noodle, Russel Hobbs y Murdoc Niccals.

Los admiradores del conjunto Gorillaz fueron entrando al escenario Indio incluso horas antes del esperado concierto. La frase “Yo vine por Gorillaz” podía escucharse entre la multitud que desde Residente intentó ganar un lugar a codazos y empujones para estar cerca de Damon Albarn al llegar la hora.

Al final de Queens of the Stone Age, la emoción era tangible con gritos desesperados de “¡Ya salgan!” y empujones repentinos de la multitud. En medio de la espera, de la nada se iluminaron las gradas que miles de personas llenaron por completo. Una ola de luces blancas se formó y rodeó a la masa de fanáticos que estaba parada en la explanada del foro.

El bullicio fue de pronto interrumpido en medio de la oscuridad por una voz muy fuerte que al gritar “HELLO, IS ANYONE THERE?” pareció volver a las miles de personas completamente locas. La anticipación incrementaba con cada llamado de Albarn a la multitud.

gorillaz 18 marzo vive latino 2018
Fuente: Facebook Vive Latino

Con las palabras “M one A one”, Damon Albarn saludó al público, que se le unió entre brincos y gritos a una de las canciones que forman parte del primer disco que la banda lanzó en 2001.

La locura del lugar no se apagó durante el concierto. Además los miembros digitales de la banda acompañaron al músico británico a lo largo de la presentación en una pantalla gigantesca al fondo del escenario. Noodle  por ejemplo anunció “On Melancholy Hill” con la introducción del video musical que ella protagoniza.

gorillaz 18 marzo vive latino 2018
Fuente: Facebook Vive Latino

El Vive Latino sin duda no conoce un final tranquilo, pues Infected Mushroom y Cartel de Santa fueron los últimos conciertos en terminar. La primer agrupación cerró el escenario Escena Indio con el beat de “Cities of the future” y el segundo fue calmando a su audiencia con “Éxtasis”, al estar cerca de su cierre. Dos grupos diciendo adiós al Vive Latino al mismo tiempo evidencian diversidad y versatilidad que el evento ofrece.

Junto con la madrugada y ya en lunes, las miles de personas se dirigieron a las salidas del lugar. Fue un movimiento que indicaba cansancio en su máximo esplendor, pero entre una que otra sonrisa de los asistentes se podía identificar un sentimiento de satisfacción con la decimonovena edición del Vive Latino. ¿Qué nos traerá para su vigésimo aniversario el próximo 2019?

Elizabeth Téliz

Deja un comentario