6 pueblos mágicos a menos de 3 horas de la CDMX para la Semana Santa

¿Todavía sin planes para estos días de descanso? En DiarioUP te damos seis opciones para visitar, cada una con un estilo único.

No hay comentarios

Las vacaciones de Semana Santa representan el puente más largo en México, así que, si quieres aprovecharlas y todavía no sabes qué hacer, te dejamos una lista de algunos los pueblos mágicos más cercanos a la capital.

1. Valle de Bravo

Lanzarse en paracaídas es solo una de las actividades posibles en Valle de Bravo. Fuente: Secretaría de Turismo del Estado de México.

En las orillas del Lago Avándaro está Valle de Bravo, a solo 145 kilómetros del centro de la Cuidad de México: es un recorrido de dos horas en coche. Puedes caminar por las calles del pueblo con una nieve, conocer el mercado de artesanías o si te gustan los deportes extremos, hacer esquí, pescar o practicar ciclismo de montaña y senderismo en la cascada Velo de Novia ubicada a media hora de Valle.

2. Taxco

La Parroquia de Santa Prisca es una visita obligada en Taxco. Fuente: Visit Mexico

Taxco está en el norte de Guerrero, a menos de tres horas por carretera de la Ciudad de México. Es un pueblo colonial, con callejones, casonas y miradores.

Las mejores vistas del pueblo se obtienen desde su teleférico, aunque parte de su tesoro, incluidos retablos barrocos, se encuentran en el interior de las edificaciones. Si te gusta probar algo diferente, la especialidad local son los jumiles, unos pequeños insectos, o si lo tuyo son las compras, también puedes aprovechar para visitar las tiendas de plata, pues Taxco es una localidad con siglos de tradición en la extracción y elaboración de productos con este metal.
3. Tepoztlán

Los callejones de Tepoztlán prometen conquistar a los turistas. Fuente: Tepoztlán Pueblo Mágico

En la parte norte del estado de Morelos, junto al cerro del Tepozteco, se encuentra un pueblo mágico llamado Tepoztlán a solo una hora y media manejando desde la Ciudad de México. Tiene un clima envidiable para los amantes del sol, pues se encuentra en el estado de la eterna primavera.

De acuerdo con una leyenda local, esta localidad fue el sitio del nacimiento del Quetzalcóatl, por lo que, cientos de turistas acuden con el propósito de cargarse de energía.

4. Malinalco

En Malinalco, la tradición convive con la modernidad. Fuente: Visit Mexico

Al sur de Toluca, en el Estado de México, a 97 kilómetros de la Ciudad de México se encuentra Malinalco. Tiene el clima idea con una temperatura de 20° en promedio. Es un pequeño pueblo mágico en el que converge el pasado colonial e indígena mexicano. Puedes visitar el cerro de los ídolos y visitar el Santuario de los Guerreros Águila y Jaguar. O bien, visitar el ex convento agustino decorado con murales indígenas.

5. Tequisquiapan

En el primer cuadro de Tequisquiapan se puede apreciar el pasado colonial de este pueblo. Fuente: Página de Facebook de Tequisquiapan

A 130 kilómetros de la Ciudad de México, alrededor de dos horas manejando en coche, podrás llegar a Tequisquiapan.  Una vez ahí puedes caminar por la plaza central, conocer el kiosco enfrente de la parroquia de Santa María de la Asunción y comprar artesanías de las tiendas del centro. O si bien disfrutas de las bebidas alcohólicas, puedes conocer sus vinos y quesos, ya que es una región famosa por sus viñedos. Hay diversas opciones de actividades, como visitar los balnearios de aguas termales, andar en cuatrimotos o subir a un globo aerostático.

6. Cholula

El Santuario de Nuestra Señora de los Remedios se construyó sobre una pirámide. Fuente: Visit Mexico

Cholula es un pueblo mágico lleno de símbolos, historias y leyendas. Su nombre náhuatl quiere decir “Cerro hecho a mano”. Puedes conocer la famosa pirámide de Cholula o visitar el templo a Tláloc. Además, Cholula es conocida como la ciudad de las iglesias así que puedes optar por asistir a la parroquia de San Pedro Cholula o al Santuario de Nuestra Señora de los Remedios. La gastronomía poblana es famosa en todo México, así que una opción es acudir los restaurantes en el centro y probar el mole u otras especialidades.

Paulina Jiménez

Deja un comentario