Los retos de la contienda electoral

Alberto Mendoza esclareció los factores a los que los contendientes de las elecciones presidenciales tendrán que enferntarse.

No hay comentarios

El próximo debate presidencial está a la vuelta de la esquina en tan solo 10 días; en este, los candidatos al cargo presidencial se mostrarán ante gran parte de la población que sintonice el evento. La imagen que van a presentar de sí mismos en cámara variará entre cada uno. No es una tarea sencilla presentare ante la población, pues requiere de una planeación exhaustiva. La estrategia de marketing de los aspirantes será manejada por los especialistas de comunicación política. Un experto en el tema, Alberto Mendoza, estuvo presente en el ComDay, evento organizado por el Consejo Estudiantil de Comunicación UP el pasado 4 de abril.

En entrevista el especialista español indicó que la desconfianza que existe ante los partidos políticos es un reto crucial al que cada uno de los candidatos se debe enfrentar.

“Todo lo que huele a político está muy desacreditado. El sentido común de nuestra época es que todos son corruptos, todos son parecidos, en fin, no hay realmente gran confianza. Sin embargo, la gente acaba votando o participando, o sí le acaba importando lo que sucede”, esclareció Mendoza.

Asimismo mencionó que lo importante es que dentro de sus campañas manejen una narrativa personal y se alejen de la visión tradicional del partido político, del candidato tradicional. De este modo podrán romper con la desconfianza que hay hacia lo más clásico de la político.

El especialista agregó que el modo de ganar la confianza de la población es presentarse como un candidato humilde, con una actitud conversadora y ser incluso menos políticamente correctos.

Por otra parte, las alianzas que ciertos presidenciables representan también crearon obstáculos en la campaña hacia el 1 de julio. Esto se debe a que, en esta ocasión, se han unido partidos con ideologías contrastantes, como en la coalición Por México al Frente, que une al PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, liderada por Ricardo Anaya, o la coalición Juntos Haremos Historia encabezada por Andrés Manuel López Obrador, que incluye a Morena, PES y PT.

“El tema de las coaliciones es que (…) se genera una realidad nueva, una marca nueva, una opción que no arrastra de forma automática el electorado de cada uno de esos partidos y, a veces, ha generado más problemas”, dijo Mendoza. “Ha habido gente muy disconforme en cómo se han unido partidos de ideologías diferentes, entonces va a ser una experiencia nueva en México”, señaló.

Otro aspecto que ha llamado la atención es la candidatura de políticos como contendientes independientes. Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón dejaron a un lado el PAN y el PRI, respectivamente, para buscar su propio camino a Los Pinos. Sin embargo, dicha decisión es difícil de manejar en términos de comunicación política.

“La batalla de los independientes ya pasó (…) y creo que precisamente ella (Margarita Zavala) no cayó porque sí traía una fuerza heredera del partido; ella sí tiene que aprovechar eso más que esconderlo. Tiene que estar orgullosa de venir del PAN y tratar de construir una base sólida de gente que también ha salido del PAN como ella”, explicó el entrevistado.

La característica de ser independientes no es una ventaja para ambos contendientes en las elecciones. No obstante, Mendoza dijo que si hay un momento político en México donde un candidatos puede aprovechar la pulsión de cambio y descrédito, es ahora.

“Puede ser una ventaja (ser candidato independiente) para alguien como los candidatos del entorno de Kumamoto, porque ellos sí han conseguido construir una imagen realmente de independientes, en ellos sí es una virtud no haber formado un partido político o no haberse ido a un partido pequeño e intentar aprovecharse de esa marca”, mencionó el comunicólogo político.

Las redes sociales son una herramienta que también juega un papel importante en las elecciones de este año.

“Esto ya no solo se trata de amigos que comparten cosas en Facebook o en otras redes sociales, sino que se trata de un gran negocio de publicidad donde todas las campañas están gastando sus presupuestos y teniendo muy buenos profesionales que buscan construir audiencias, que buscan segmentación; se ha convertido en algo muy comercial y muy centrado en lo que es un negocio completo”, explicó el experto.

En consecuencia, los encargados de las campañas políticas de los aspirantes tendrán que concentrarse en generar un contenido y segmentar correctamente a las audiencias a quienes se quieren dirigir. No obstante la campaña de tierra, que es la práctica del proselitismo de manera directa, continuará teniendo un peso crucial.

“En México sigue siendo muy importante la tierra; es difícil ganar sin redes, pero sin tierra 100 por 100 no es posible, entonces, todavía faltan años para que se cambien las tornas completamente”, comentó. Finalmente el estratega de marketing político dejó en claro que el manejo de redes sociales es inevitable dentro de una campaña, pero la campaña de tierra sigue pesando más.

Elizabeth Téliz

Deja un comentario