Vive UP furor por estampas mundialistas

Estudiantes de todas las facultades y escuelas se reúnen en distintos puntos del campus para intercambiar cromos con el fin de completar su colección.

No hay comentarios

Existe un modo de no pasar desapercibido por el campus México de la Universidad Panamericana: saca de tus bolsillos o mochila un fajo de estampas del álbum oficial de la Copa Mundial Rusia 2018 y sé paciente.

En cuestión de segundos te verás rodeado por compañeros de Ingeniería, Medicina, Derecho y demás carreras, deseosos de intercambiar sus cromos repetidos para alcanzar la cifra de 682 necesarios para completar la publicación.

Para los coleccionistas es difícil resistirse a la propuesta de Panini. Y a pesar de que la empresa italiana ofrece álbumes de superhéroes, series de televisión y películas, ninguno despierta el frenesí de la manera que lo hacen los futbolistas que cada cuatro año defienden sus colores en el torneo deportivo más visto alrededor del planeta.

Llenar las páginas de una de estas libretas no es una tarea sencilla, pero los alumnos de la UP lo ven como un reto, un pasatiempo o, incluso, como una carrera contrarreloj.

“Llevo mucho tiempo esperando el (álbum) de este mundial, y desde que salió a la venta me compré una caja con 100 sobres para empezarlo”, comenta José Madrid. “Ahora, lo padre es cambiar las repetidas para acabarlo”.

En la misma mesa de José, en la cafetería, están sentados cinco compañeros de Ingeniería Mecánica. Cuatro de ellos revisan su lista de estampas faltantes y tachan los números de las que consiguen intercambiar, mientras el otro joven hace algo similar en una aplicación móvil.

Durante los minutos que platicamos con José, una estudiante de Pedagogía se acerca al grupo con una misión: encontrar al portero colombiano David Ospina, el último cromo que resta en su colección, para el asombro de los presentes.

Estudiantes aprovechan su tiempo libre para intercambiar y vender estampas repetidas / Fuente: SpottedUP

Ser parte de esta fiebre es contagioso y cada vez son más las personas que se reúnen en Jardín Central o la explanada de Valencia para el trueque de futbolistas, estadios, jugadores de leyenda y otras estampas especiales de la edición Rusia 2018.

Sin embargo, aún hay quienes se resisten a esta moda, como Jorge Herrera de Comunicación. Él nos comenta la razón, compartida por muchos, de por qué hasta la fecha no ha comprado un solo sobre.

“Hace cuatro años llené el de Brasil y estaba muy emocionado por el de ahora, pero los precios son exagerados”, revela.

Un sobre con cinco estampas cuesta al día de hoy 14 pesos, un incremento de más del 130 por ciento con respecto a lo sucedido para la Copa Mundial de Brasil 2014.

Incluso el individuo con la mayor suerte del mundo, que no se tope a su paso con jugadores u hologramas repetidos, tendría que gastar 2 mil pesos para completar la colección (considerando que adquirió la versión de pasta dura de 100 pesos).

No es sorpresa que en mercados y tianguis sea más frecuente encontrarse con letreros en los que se lee: “Se venden estampas sueltas”. Y en un juego macabro de oferta y demanda, la estampa especial de Panini (#00) puede alcanzar un precio de 300 pesos, el equivalente a comprar 21 sobres con un total de 105 estampas –y esperar que la fortuna esté de tu lado–.

“Yo prefiero intercambiar aquí que comprar en otra parte”, comparte Andrea Pérez, sonriente, por haber conseguido al David Ospina faltante en su lista, que ahora está tachada por completo. “Hasta puedes platicar con gente que antes no conocías, pero compartes la pasión del futbol o, simplemente, el gusto por coleccionar”.

Héctor Tapia Martínez

Deja un comentario