La vulnerabilidad de la privacidad

El escándalo de Cambridge Analytica desencadenó una nueva conversación acerca de la privacidad.

No hay comentarios

Los usuarios de redes sociales como Facebook y Twitter comparten información de sí mismos a sus contactos, pero existen ocasiones en las que puede que no estén distribuyendo sus datos a quienes ellos creen. Esta escena se debe a distintas razones, desde la ignorancia hacia el contenido de los términos y condiciones que cada usuario acepta para ser parte de la red social, hasta el uso indebido de los datos personales por parte de la compañía que los maneja.

Ambas situaciones son la raíz del escándalo en torno a la compañía de minería y análisis de datos Cambridge Analytica. Esta anunció su cierre el pasado 2 de mayo tras diversas acusaciones en su contra por uso indebido de datos personales de millones de usuarios tanto en la compañía del empresario Mark Zuckerberg, como en Twitter.

¿Qué ocurrió?

El origen del episodio se encuentra en los Laboratorios de Comunicaciones Estratégicas, también conocido com SCL Group, por sus siglas en inglés. Esta es una empresa que provee de datos, análisis y estrategia a gobierno y organizaciones militares de acuerdo con su página web. Incluso ya ha operado en México en un proyecto para determinar si las políticas estadounidenses para reducir la violencia por el narcotráfico habían tenido éxito.

En el año 2013, SCL Group anunció que estaba desarrollando una estrategia de comunicación política que permitía modelar las personalidades de los individuos a quienes estaba dirigida. Esta se llevaba a cabo por medio de una encuesta basada en el modelo psicológico de “Los Cinco Grandes”, el cual mide el grado de apertura a nuevas experiencias, de extroversión, de neuroticismo, de responsabilidad y de amabilidad.

La estrategia incluso tenía la capacidad de extrapolar la personalidad de personas que no fueron encuestadas directamente. Al usarla, era posible acercarse con un mensaje político a una audiencia de manera más efectiva, puesto que el contenido presentado era creado de acuerdo con la personalidad del receptor.

Dos mega donadores estadounidense, Robert y Rebekah Mercer, aceptaron proveer 15 millones de dólares para desarrollar el proyecto de SCL Group. En consecuencia se creó la compañía Cambridge Analytica, cuyo CEO fue Alexander Nix, ejecutivo de la empresa matriz. Steve Bannon, antiguo jefe de estrategia del presidente Donald Trump, también fue seleccionado como vicepresidente de la compañía.

Donald Trump, Facebook y Cambridge Analytica

Steve Bannon introdujo a la campaña electoral de Trump a Cambridge Analytica en 2016. La empresa trabajó para ellos, pero existe incertidumbre con respecto a las estrategias que fueron proveídas al cliente.

Tanto miembros de Cambridge como de la campaña de Trump, aseguran que no se utilizó la estrategia basada en “Los Cinco Grandes”, sino que se decidió emplear los datos proveídos por el Comité Nacional Republicano, o RNC, por sus siglas en inglés. Por lo tanto, niegan haber usado información sustraída de forma cuestionada de millones de usuarios de Facebook.

De acuerdo con el doctor Antonio Salgado, consultor en desarrollo de estrategias de comunicación digital, la práctica de la venta de datos es algo que comúnmente se hace para fines comerciales por las empresas de minería y análisis de datos. Mencionó que el caso de Facebook y Cambridge Analytica causó temor e impacto en el público debido a las implicaciones políticas que pudo tener.

“Lo que pasa es que nos espanta el tema político, pero en tema comercial se viene haciendo desde hace muchísimos años”, concordó el doctor Guillermo Tenorio, miembro del Sistema Nacional de Investigadores de México y experto en Derecho de la Información. El académico agregó en entrevista que la minería de datos es un acto permitido en México con tal de que la compañía cumpla con el marco normativo al que está sujeto.

“La venta de bases de datos tampoco es ilícita, entonces, hay que quitarnos ese tema de la cabeza (…) está permitido por la ley, siempre y cuando se le avise a los usuarios que hay transferencia de datos”, esclareció Tenorio.

Por otra parte, Salgado mencionó que es difícil identificar el impacto que puede tener la estrategia de Cambridge Analytica en el voto de un usuario.

“Facebook no te puede decir por quién vas a votar y tampoco puede predecirlo (…), puede ayudar a generar una intención de voto”, explicó el doctor en tecnología multimedia por la Universidad de Minnesota-Crookston.

En caso de que la minera de datos haya utilizado una estrategia de comunicación política con los datos de la red social de Mark Zuckerberg, lo que hizo fue presentar mensajes personalizados para cada usuario, con el fin de que el impacto tuviera una mayor capacidad de persuasión.

“Lo que hizo la gente fue coincidir en opinión con el mensaje y replicarlo con su grupo de amigos, y eso fue lo que hizo viral al tema”, concluyó Salgado.

Por su parte, Ángel Buendía, consultor de la firma Ornitorrinco Digital, indicó que lo más complejo es atribuir un grado de impacto a alguna estrategia. El comportamiento del público al que está dirigida puede ser afectado por múltiples recursos, no necesariamente por uno.

“Una campaña política tiene mil elementos, ¿cómo saber qué parte de ese efecto o qué porción del efecto total fue causado por la parte digital? Ese ese el problema”, consideró Buendía. “Estamos hablando de la cosa más compleja que existe en términos de marketing y publicidad, que es cambiar un comportamiento. Parte de la dificultad es saber cuál tipo de iniciativas o proyectos realmente modifican algo”.

Cambridge Analytica obtuvo la información de los usuarios de Facebook gracias a uno de sus investigador, Aleksandr Kogan. Él creó una aplicación en la que se presentaba un quiz de personalidad. Al acceder a este, la aplicación podía obtener la información del perfil del usuario e incluso podía recolectar los datos de los amigos de Facebook del que accediera al quiz.

Esto fue posible debido a que las personas que utilizaron la aplicación dieron su consentimiento de que se accediera a los perfiles de sus contactos en la red social. De acuerdo con Facebook, la información de 87 millones de perfiles fue compartida con Cambridge Analytica de manera inapropiada. La red social le había indicado a Kogan que no podía pasar la información que obtuvo de la aplicación a Cambridge, pero este ignoró la petición.

El desvanecimiento de la privacidad

Tras las noticias del trato que recibió la información privada de millones de usuarios de Facebook, el tema de la privacidad fue altamente cubierto por los medios de comunicación. Este es un asunto que le incumbe a gran parte de la población mexicana, pues existen 71.3 millones de usuarios de Internet de acuerdo con la Encuesa Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la información en los Hogares (ENDUTIH) 2017, realizada por el INEGI y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Los mexicanos navegan la red para realizar diversas actividades como obtener información, entretenimiento y comunicación. Entre las acciones que realizan, el 76.6 por ciento de los usuarios se dedica a acceder a las redes sociales, por lo que es de importancia que las personas estén al tanto de los derechos que protegen su privacidad.

De acuerdo con Antonio Salgado las empresas de minería de datos no buscan específicamente saber el nombre de los usuarios para conocer todo acerca de ellos.

Lo que nos interesa a todas las empresas de datos es qué cosas dices en tus redes sociales siempre y cuando esto sea público, porque esa es la restricción que tenemos. No podemos ver nada que no hayas hecho público en tu perfil”, esclareció el consultor.

Idealmente, la red social que provee de sus servicios a los internautas, genera un marco de protección de la información que se vierte dentro de ella, con el fin de proteger la vida privada de los usuarios. Sin embargo, como demostraron The New York Times y Observer, tal no siempre sucede así.

Afortunadamente, todo usuario mexicano cuenta con el derecho a la privacidad, el cual es protegido y velado por el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de los Datos Personales (INAI).

“Se conoce como la autodeterminación informativa (el derecho a la privacidad), en donde lo que se busca a través de estos derechos es justamente resguardar ese ámbito privado que todas las personas tenemos y en donde decidimos qué hacemos con nuestros datos y con nuestra información”, explicó el doctor Tenorio.

El problema principal en torno al tratamiento de los datos personales, concuerdan los expertos, es que los usuarios no están enterados de los derechos que los protegen. Estos son principalmente los derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición al tratamiento de los datos personales; también se conocen como derechos ARCO.

“Cuando tú te sientes vulnerado en alguno de tus derechos ARCO, lo que haces es acudir al INAI reclamando un procedimiento de protección de datos”, explicó Tenorio.

El investigador mencionó que México está muy atrasado en materia de protección de datos, pues la ignorancia de los usuarios en torno al tema los dejan en una posición vulnerable ante redes sociales. En realidad, todos tienen la posibilidad de ser defendidos en caso de que sus datos personales se vean amenazados por alguna entidad.

El INAI lo que hace es verificar que tus datos sean adecuadamente tratados y si hay una vulneración, generarle una multa al responsable del tratamiento de datos para que corrija sus procedimientos y restituya tu derecho de autodeterminación informativa en el lugar donde estaba”, continuó.

El doctor Tenorio, profesor de la materia de Derecho de la Información en la Universidad Panamericana, recalcó que una práctica de suma importancia para evitar que la privacidad de los usuarios sea incorrectamente tratada es leer los avisos de privacidad de las empresas a quienes confiemos nuestra información. Estos indican qué finalidad tendrán los datos que las personas provean a una compañía.

Los resultados del escándalo

En consecuencia de la cobertura, Facebook suspendió a SCL Group, Kogan y a Cambridge Analytica de la plataforma. Tanto la red social como la compañía de análisis y minería de datos fueron expuestas a críticas y cuestionamientos con respecto a sus procedimientos de trabajo.

Facebook por su parte decidió realizar cambios en los perfiles de sus usuarios para proteger mejor su privacidad. Diferentes movimientos en contra de la red social comenzaron a surgir, pero las consecuencias para Cambridge Analytica fueron incluso peores. La firma decidió cerrar sus servicios por completo debido a los altos costes jurídicos a los que se debe enfrentar, así como a la pérdida de clientes en los meses pasados; la empresa matriz, SCL Group, cerrará también.

Elizabeth Téliz Martínez

Deja un comentario