Categoría: Zaguán Literario

Reyes sin trono

“No tengo trono ni reina Ni nadie que me comprenda Pero sigo siendo el rey” José Alfredo Jiménez La canción de José Alfredo Jiménez, El Rey, es una de las piezas musicales más exitosas y más representativas en nuestra sociedad mexicana. Esta canción se transmite de generación en generación; la mayoría de los mexicanos la

Seguir leyendo

Suma Zaguán Literario nuevas obras a su colección

Crédito: Mónica Hernández

El mundo de las letras dio la bienvenida al quinto número de la revista Zaguán Literario el pasado lunes 28 de agosto, en el Aula Magna de la Universidad Panamericana, campus México. La publicación contiene una compilación de escritos de los alumnos del Seminario de Géneros Literarios, asignatura optativa de la licenciatura en Comunicación. Estos fueron

Seguir leyendo

Doña Lina y el secreto de los buñuelos de nopal

buñuelos de nopal
Doña Lina lleva más de una década preparando los buñuelos de nopal. Crédito: Memo Bautista.

Lo más probable es que aquella abuelita nunca había comido los buñuelos de nopal y en medio de su paseo por el centro de San Pedro Atocpan, en el sur de la Ciudad de México, la curiosidad la condujo al puesto de doña Lina, en la esquina que hacen Tláloc y Miguel Hidalgo, en el

Seguir leyendo

El Caballo

Había mucho trabajo en la granja, el invierno se acercaba y todavía quedaban muchas labores por hacer. El dueño del terreno, heredado de su padre, había sabido hacer un buen trabajo con él. Junto con su esposa y su pequeño hijo, que ayudaban arduamente, habían hecho crecer la granja al doble desde que la recibieron.

Seguir leyendo

Pay de durazno

Son las cinco en punto de una mañana fría en el sur de Boston. Despier­to con la desgraciada alarma que suena como un saco lleno de gatos en celo. Decido no dormir cinco minutos más, gracias a que recientemente en un artículo de internet aprendí que esta acción solo me hace sentir más cansancio. Bajo

Seguir leyendo

El hombre que tocaba el piano

El sol arde seco sobre las cabezas de los capitalinos, que corren de un lado a otro de la ciudad, como en cualquier otro viernes de quincena. Tráfico, cláxones, hombres de traje y el metrobús como lata de sardinas sudadas. Las calles están alfombradas de lila como siempre en Pascua y los árboles vuelven a uniformarse de verde. En los puestos de tacos callejeros la gente

Seguir leyendo